Opinión y resumen sobre el libro Trading en la Zona – Mark Douglas

Trading en zona mark douglas

Confieso que Trading en la Zona de Mark Douglas ha sido con mucho, el libro que más me ha gustado sobre los mercados financieros. Si tengo tiempo, intento leerlo una vez al mes.

Con cada lectura descubro cosas nuevas y voy resumiendo y perfeccionando este resumen que detallo a continuación hasta quedar en breves LEYES FUNDAMENTALES.

¡Alabemos a Mark Douglas!

El cambio (movimiento) al análisis mental.

Hay una gran diferencia entre la predicción de que algo va a suceder en el mercado (y el pensamiento sobre todo el dinero que podría haber ganado) y la realidad de ejecutar la entrada y la salida de los trades.

Inteligencia y un buen análisis de mercado contribuirán sin duda al éxito, pero no son los factores definitivos que separan a los ganadores consistentes de todos los  demás.

Los mejores traders piensan diferente del resto. Los ganadores han alcanzado un conjunto único de actitudes que les permite seguir siendo disciplinados, enfocados, y, sobre todo, confiados a pesar de las condiciones adversas. Como resultado de ello, ya no son susceptibles a los temores comunes del trading y los errores que afectan a todos los demás.

Los mejores traders no sólo asumen el riesgo, sino que también han aprendido a aceptar y apropiarse de ese riesgo. Los mejores traders pueden poner una operación sin el menor asomo de vacilación o conflicto, e igual de libremente y sin la menor vacilación o conflicto, admiten que no está funcionando. Ellos pueden salir del trade incluso con una pérdida y no manifestarán la más mínima señal de malestar emocional.

En otras palabras, los riesgos inherentes al trading no motivan a los mejores operadores a perder su disciplina, el enfoque, o su sentido de confianza. Si no están en condiciones de operar sin el menor malestar emocional posible (específicamente, el miedo), entonces no han aprendido a aceptar los riesgos inherentes al trading. Este es un gran problema, porque al grado que no han aceptado el riesgo, es el mismo grado en querrán evitarlo. Intentar evitar algo que es inevitable, tendrá efectos desastrosos sobre su capacidad para operar con éxito.

Aprender a aceptar el riesgo es una habilidad del trader: La más importante habilidad que se pueda aprender. Cuando se aprende la habilidad comercial de aceptación del riesgo, el mercado no será capaz de generar información que se pueda definir o interpretar como dolorosa. Si la información que genera el mercado no tiene el potencial de causar dolor emocional, no hay nada que evitar. Es sólo información, diciéndole que lo que ve son posibilidades.

El mercado es neutral, en el sentido de que se mueve y genera información sobre sí mismo. Se mueve y proporciona información a cada uno de nosotros con la oportunidad de hacer algo, pero ¡eso es todo! Los mercados no tienen ningún poder sobre la única manera en que cada uno de nosotros percibe e interpreta esta información, o control sobre las decisiones y acciones que tomemos como consecuencia de ello.

Los mejores traders han desarrollado actitudes que les otorgan el mayor grado de flexibilidad mental al flujo de entrada y salida del trade, sobre la base de lo que el mercado está diciendo acerca de las posibilidades y de su perspectiva.

Al mismo tiempo, han desarrollado las mejores actitudes que les impiden actuar en forma temeraria. Estar equivocado, perder dinero, dejar pasar oportunidades y dejar dinero sobre la mesa. Estos son los que yo llamo los cuatro principales miedos del trader. Pero cuando se viene a negociar con sus miedos, estos actuarán en contra suya. Si usted tiene miedo de equivocarse, el miedo tomará una decisión sobre su percepción de la información que le está dando el mercado haciéndole cometer un error. Cuando se tiene miedo, no existen otras posibilidades.

El miedo es  inmovilizador. Esto significa que los pensamientos sobre otras posibilidades, así como otra información disponible del mercado, queden bloqueados. Cada persona que comercie en el mercado es una variable en si misma, y se puede decir que cualquier trader puede hacer prácticamente que cualquier cosa ocurra en el mercado.

Esto significa que no importa cuánto ha aprendido usted sobre el comportamiento del mercado, no importa cuán brillante analista es, nunca sabrá lo suficiente como para prever todas las maneras posibles en que el mercado puede hacer que se equivoque o hacer que pierda dinero.

Así que si tienen miedo de equivocarse o perder dinero, significa que usted nunca aprenderá lo suficiente como para compensar los efectos negativos que estos temores tendrán sobre su capacidad para ser objetivo y actuar sin vacilaciones. La difícil y fría realidad del trading consiste en que cada operación tiene un resultado incierto. Para desenvolverse en un entorno en el que fácilmente se puede perder más de lo que se pretendía arriesgar, se requiere tener absoluta confianza en si mismo.

Sin embargo, usted no será capaz de lograr esta confianza hasta que haya entrenado su mente para anular su inclinación natural a pensar en formas que son contraproducentes para ser un trader consistentemente exitoso.

Cuando haya alcanzado un estado mental en el que verdaderamente acepte el riesgo, usted no interpretará la información sobre el mercado en forma dolorosa. Cuando haya logrado esto, usted también eliminará la tendencia a racionalizar, dudar, apurarse a apretar el gatillo, esperar que el mercado le de dinero o que lo salve de su inhabilidad para cortar las pérdidas.

La seguridad en la operativa.

Para operar eficientemente en el ambiente del trading, necesitamos de reglas y límites que guíen nuestro comportamiento. En el trading los precios están en constante movimiento, nada empieza hasta que usted lo decida, dura el tiempo que usted quiera, y termina cuando usted lo desee. Sin importar lo que ha podido planear o querido hacer, hay un número de factores psicológicos que entran en juego, y que causan que se distraiga, cambie de idea, se asuste o tenga excesiva confianza.

Una de las tantas contradicciones del trading es que ofrece un regalo y una maldición al mismo tiempo. El regalo es que, tal vez por primera vez en nuestras vidas, estamos en total control de lo que hacemos. La maldición es que no hay reglas o limites externos que guíen o estructuren ese comportamiento. Debemos  actuar con auto-control y auto-regulados si queremos crear una medida de éxito constante.

La estructura que necesitamos para guiar nuestro comportamiento tiene que originarse en nuestra mente, ya que es un acto consciente de libre albedrío. Aquí es donde aparecen varios problemas:

  1. La voluntad de no querer crear reglas. Por un lado están de acuerdo en que las normas tienen sentido, pero por el otro no tienen realmente ninguna intención de crearlas.
  2. El hecho de no asumir la responsabilidad. Recuerde, que no pasa nada hasta que decidimos empezar, que dura hasta cuando queramos, no hasta el final sino hasta cuando decidimos parar. La dura realidad del trading es que, si desea ser consistente, usted tiene que comenzar a partir de la premisa de que no importa cuál sea el resultado, usted será el responsable.
  3. La adicción a las Recompensas Aleatorias (al azar).
  4. El control externo versus el control interno. Los mercados pueden parecer un contexto social, porque hay tantas personas involucradas, pero no lo son. Si en la actual sociedad moderna, hemos aprendido a depender unos de otros para suplir las necesidades básicas, entonces el entorno del mercado (a pesar de que existe en el seno de la sociedad moderna) se puede caracterizar como un ecosistema psicológico natural, en donde realmente todo hombre o mujer se ocupa de sí mismo. En algún punto todos hemos desarrollado técnicas para que el ambiente externo actúe conforme a nuestro ambiente mental (Interior).

El problema es que ninguna de estas técnicas funciona frente al mercado, ya que no responde a control ni manipulación (A menos que Ud. sea un trader que opera con cantidades muy grandes). En lugar de controlar nuestro entorno, debemos aprender a controlarnos a nosotros mismos, para que siempre nos comportemos de manera tal que sea positiva para nuestros propios intereses.

Asumir la responsabilidad.

Tiene que comprender, con cada fibra de su ser, en qué se convertirá si no se responsabiliza de su éxito como trader.

Debe crear su entorno mental. Tiene que reforzar en un futuro la proyección de usted mismo. Es decir, el trader constantemente exitoso en que desea convertirse aún no existe. Las herramientas que utilizará para crear esta nueva versión de usted mismo son su voluntad y deseo de aprender, impulsado por su pasión para tener éxito. El medio artístico para hacer su trabajo será su entorno mental.

Su objetivo primordial tiene que ser aprender a pensar como un trader exitoso y consistente. Recuerde, los mejores traders piensan de forma única. Han adquirido una estructura mental que les permite hacer trading sin temor y, al mismo tiempo, los capacita para no tener miedo a cometer errores. En el éxito de los traders prácticamente se han eliminado los efectos del miedo y la imprudencia al realizar su trading.

Curiosamente, la mayoría de los traders están más cerca de la forma en que debemos pensar cuando operan por vez primera, que en cualquier otro momento de sus carreras. Muchas personas comienzan con un concepto muy poco realista de los peligros que entraña el trading.

Esta falta de miedo se traduce en un despreocupado estado mental, similar al estado mental que muchos grandes atletas describen como «La zona». Se trata de un estado mental en el que usted se encuentra a si mismo en un estado intrínsecamente creativo y por lo general si usted comienza a pensar en sus acciones en un nivel racional o consciente, entonces es expulsado de mismo.

A pesar de que usted no puede obligarse a si mismo a entrar en “La Zona”, puede configurar el tipo de condiciones mentales que sean más propicias para experimentarla, mediante el desarrollo de una positiva actitud ganadora.

Defino una actitud positiva ganadora como la espera de un resultado positivo a sus esfuerzos, con una aceptación de que estos resultados obtenidos serán un perfecto reflejo de su nivel de desarrollo y lo que necesita aprender para hacerlo mejor. Cuando usted tenga confianza y esté libre de temores y preocupaciones, no es difícil que tenga una serie de trades ganadores porque es fácil de obtener un flujo, una especie de ritmo natural, donde lo que necesita hacer parece elemental o evidente.

Hay que tener la creencia de que no hay forma posible de evitar una pérdida, porque perder es una consecuencia natural del trading – nada diferente de, digamos, el propietario de un restaurante que incurre en los gastos por tener que comprar alimentos.

Asumir la responsabilidad significa reconocer y aceptar, en lo más profundo de su identidad, que es usted -no el mercado- completamente responsable de su éxito o fracaso como trader. Asumir la responsabilidad significa creer que todos sus resultados son autogenerados, sobre la base de su interpretación de la información que tiene en ese momento del mercado, de las decisiones que usted tome y de las acciones que tome como resultado de esas decisiones.

Entre más quiera ganar y evitar perder, menos tolerancia tendrá para cualquier información que pueda indicar que no está recibiendo lo que él quiere. Entre más información tenga el potencial de bloquear, menos será capaz de percibir una oportunidad de actuar en su propio interés.

Pensando en el trading.

Su estructura mental es un subproducto de sus creencias y actitudes. Los traders acertados están en consonancia con el éxito como una expresión natural de quienes son. No tienen que tratar de ser consistentes, son consistentes.

Para usted ser consistente, tiene que aprender a pensar en el trading de tal manera que reconozca consciente o inconscientemente los procesos mentales susceptibles de causarle confusión, o bloqueo, y seleccionar o elegir la información sobre la base de lo que le hará feliz, así obtiene lo que quiere, y evita el dolor.

La amenaza de dolor genera el miedo, y el miedo es la fuente probable del 95 por ciento de los errores que usted comete. ¿Cómo puedo pensar en el trading de manera que no tenga miedo y, por lo tanto, no sea susceptible a los procesos mentales que hacen que me bloquee, me perjudique, o sea muy exigente para elegir la información? La respuesta es: Aprenda a aceptar el riesgo.

Entendiendo realmente el riesgo.

No hay nada acerca del trading más importante para su éxito y también más incomprendido que el concepto de aceptar el riesgo. Aceptar el riesgo significa aceptar las consecuencias de sus trades sin malestar emocional o miedo.

Esto quiere decir que usted debe aprender a pensar en el trading y su relación con los mercados de tal modo que la posibilidad de equivocarse, perder, omitir, o dejar dinero sobre la mesa no haga que sus mecanismos de defensa mentales se disparen y lo aparten de las oportunidades.

A usted no le hace ningún bien asumir el riesgo de poner un trade si tiene miedo de las consecuencias, porque sus miedos actuarán sobre su percepción de la información y su comportamiento haciendo que genere la experiencia misma que más teme y que está tratando de evitar. Si usted puede aprender a crear un estado mental que no se vea afectado por el comportamiento del mercado, la lucha dejará de existir.

Cuando en su interior la  lucha termina, todo se vuelve fácil. En ese momento, usted puede tomar completa ventaja de todas sus habilidades, analíticas o de otra índole, para finalmente darse cuenta de su potencial como trader. ¡Este es el reto!

Cuando usted acepta el riesgo de la forma en que los profesionales lo hacen, no percibe nada en el mercado como una amenaza. Si no es una amenaza, entonces no hay nada que temer. Si no tiene miedo, no necesita coraje.

Si no está estresado, ¿para qué necesita nervios de acero? Y si no tienen miedo de ser imprudente porque usted tiene los mecanismos de supervisión apropiados en su lugar, entonces usted no tiene ninguna necesidad del autocontrol.

El principio «de incertidumbre»

Si hay algo que se pueda denominar como un secreto inherente a la naturaleza del trading, es este: para ser verdaderamente hábil un trader tiene que:

  1. Negociar sin temor, o exceso de confianza.
  2. Percibir lo que el mercado está ofreciendo desde su perspectiva.
  3. Permanecer totalmente enfocado en el «fluir actual de la oportunidad del momento».
  4. Espontáneamente entrar en la «zona», lo que significa tener una fuerte y prácticamente inquebrantable fe en un resultado incierto pero con ventaja en su favor.

Los mejores traders han evolucionado hasta el punto de que creen, sin una pizca de duda o de conflicto interno, que «cualquier cosa puede suceder». No es que simplemente sospechan que algo puede pasar. Su creencia en la incertidumbre es tan poderosa que realmente evita que sus mentes asocien la situación y  circunstancia del «momento ahora» con el resultado de sus trades recientes.

Evitando esta asociación, pueden mantener su mente libre de expectativas irreales y rígidas sobre como se expresará el mercado. Han aprendido a «estar preparados» para tomar ventaja de cualquier oportunidad que el mercado les pueda ofrecer en cualquier momento.

Una perspectiva desde la cual hacer que usted esté preparado, tiene en cuenta tanto lo conocido como el desconocido: Por ejemplo, usted ha construido un marco mental que le permite reconocer una serie de variables en el comportamiento del mercado, que indica cuando una oportunidad de comprar o vender está presente.

Esto es su ventaja y algo que usted sabe. Sin embargo, lo que no sabe, es exactamente la forma en que el patrón de identificar sus variables se desarrollará. Usted sabe que la preparación coloca las probabilidades de éxito a su favor, pero, al mismo tiempo acepta la realidad que no sabe cuál será el resultado de un trade en particular.

Entrenándose conscientemente se abre a descubrir lo que sucederá luego, en lugar de resignarse a un proceso mental automático que hace que piense que ya lo sabe. Su éxito como trader no podrá ser alcanzado hasta que desarrolle una creencia firme en la incertidumbre.

La creencia sobre el trading, más efectiva y funcional que alguien pueda adquirir es: “cualquier cosa puede suceder”. Aparte del hecho de que esto es verdad, actuará como una base sólida para la construcción de todas las otras creencias y actitudes que se necesitan para ser un buen trader. Sin esa creencia, su mente automáticamente tenderá a bloquear, evitar o racionalizar cualquier información que pueda indicarle que el mercado podría hacer algo que no ha aceptado como posible. Si cree que cualquier cosa es posible, entonces no hay nada para que su mente evite.

Aún más importante, estableciendo esta creencia de que cualquier cosa puede suceder, estará entrenando su mente para pensar en probabilidades.

Como eliminar el riesgo emocional

Para eliminar el riesgo emocional del trading, usted tiene que neutralizar sus expectativas acerca de lo que el mercado hará o no en cualquier momento o en cualquier situación dada. Usted puede hacer esto si está dispuesto a pensar desde la perspectiva de los mercados.

Recuerde, el mercado siempre se comunica en función de probabilidades. Una mente probabilística orientada al trading debe tomar en consideración cinco verdades fundamentales:

  1. Cualquier cosa puede suceder.
  2. No es necesario saber qué va a suceder para lograr hacer dinero.
  3. Hay una distribución aleatoria entre trades ganadores y perdedores para cualquier conjunto de variables que definen un patrón.
  4. Un patrón no es nada más que la predicción de una mayor probabilidad de que suceda alguna cosa en cierto momento.
  5. Todo momento del mercado es único.

La idea es crear un despreocupado entorno mental. Si tirara una moneda y acertara, usted no necesariamente esperaría tener razón sobre el siguiente lance simplemente porque tuvo razón sobre el último. Tampoco se espera a estar equivocado en el próximo lance si se equivocó en el último.

Eso no significa que su mente (como una característica natural de la forma en que funciona) no trate de ver idénticas las dos situaciones. No hay semejanzas entre el «momento ahora» y algo que usted sabe del pasado, pero las similitudes pueden funcionar, poniendo las probabilidades de éxito en su favor.

La pérdida no crea ningún daño emocional, porque yo no interpreté la experiencia como negativa. Para mi, las pérdidas son simplemente el costo de hacer negocios o la cantidad de dinero que necesito para estar preparado para ser un ganador del trading.

Moviéndose hace «La Zona» 

Cuando hayamos aceptado completamente las realidades psicológicas del mercado, habremos aceptado completamente los riesgos del trading.

Cuando aceptamos los riesgos del trading, eliminamos el potencial de definir la información de mercado de manera dolorosa.

Cuando dejamos de definir e interpretar la información de mercado de manera dolorosa, no hay nada que nuestra mente deba evitar, nada de que protegernos.

Cuando no hay nada de   que protegernos, tendremos acceso a todo lo que sabemos sobre la naturaleza del movimiento del mercado.

Nada será bloqueado, lo que significa que percibiremos todas las posibilidades que hemos aprendido objetivamente, y como nuestra mente estará abierta a un verdadero intercambio de energía, naturalmente comenzaremos a descubrir otras posibilidades que anteriormente no podíamos percibir.

Para que nuestra mente esté abierta a un verdadero intercambio de energía, no podemos estar en un estado de saber o creer que ya sabemos que lo sucederá.

Cuando estamos en paz con el hecho de no saber lo que ocurrirá próximamente, podremos interactuar con el mercado desde una perspectiva donde estaremos disponibles para permitir que el mercado nos diga, desde su perspectiva, lo que sucederá próximamente.

En ese punto, estaremos en el estado mental ideal para entrar en «la zona» espontáneamente, donde estaremos conectados con el “momento actual del fluir de la información”.

El Rol de la Autodisciplina

Llamo al proceso que acabo de describir la auto-disciplina. Defino la autodisciplina mental como una técnica para redirigir (de la mejor manera posible) nuestro foco de atención hacia el objeto de nuestra meta o deseo, cuando ese objetivo o deseo está en conflictos con algún otro componente (creencias) de nuestro entorno mental.

El mayor conflicto eran los pensamientos distractores que inundaban mi conciencia cada vez que decidía que quería salir a correr. Estaba sorprendido por el número (y la intensidad) de las razones que encontraba para no hacerlo: «Hace calor o frío fuera», «Parece que va a llover».

Yo no conozco ninguna otra manera de hacer frente a este conflicto, excepto redirigir conscientemente mi energía mental para orientar mi atención sobre lo que estaba tratando de lograr. Yo realmente quería llegar a cinco millas antes de que finalizara el verano.

A veces mi deseo era más fuerte que el conflicto, entonces lograba ponerme mis zapatillas y comenzar a correr. Sin embargo, muchas otras veces, mi conflicto y distracción, no me dejaban levantar. Así que hice una regla para mí. Si quiere llámela la regla de las cinco millas. A medida que me acercaba al cumplimiento de mi objetivo de correr cinco millas, poco a poco, el conflicto de pensamientos comenzó a disiparse.

Finalmente, desapareció. En ese momento, descubrí que si quería correr, yo estaba completamente libre para hacerlo sin ningún tipo de resistencia mental, el conflicto, o pensamientos contradictorios. Hay una serie de observaciones que podemos hacer:

  1. Inicialmente, mi deseo de ser un corredor no tenía apoyo en mi sistema mental. En otras palabras, no había otra fuente de energía (un concepto de energía exigiendo expresarse), en consonancia con mi deseo.
  2. Tuve que hacer realmente algo para crear ese apoyo. Para crear la creencia de que «Yo soy un corredor», tuve que pasar por una serie de experiencias que estuvieran en consonancia con la nueva creencia. Recuerde que todo lo que piensa, dice, o hace, contribuye a dar energía a alguna creencia en nuestro sistema mental. Cada vez que experimenté un pensamiento conflictivo y fui capaz de reorientarlo con éxito hacia mi objetivo, con la suficiente convicción para ponerme las zapatillas y salir a correr he añadido energía a la creencia de que «Yo soy un corredor». Y, algo muy importante, inadvertidamente me separé de la energía que alimentaba las creencias que sostenían lo contrario.
  3. Ahora puedo sin esfuerzo (a partir de una perspectiva mental) expresarme como un corredor, porque «soy un corredor». Ese concepto de energía ahora funciona como parte de mi identidad. Cuando empecé tenía una serie de creencias conflictivas acerca de correr. Como resultado de ello, necesitaba una técnica de auto-disciplina para crear una convicción. Ahora no la necesito. Cuando nuestras creencias están completamente alineadas con nuestros objetivos o deseos, no hay fuente de energía en conflicto. Si no hay fuente de energía en conflicto, entonces no hay fuente de distracción pensamientos, excusas, racionalizaciones, justificaciones, o errores (consciente o inconsciente).
  4. Las creencias pueden cambiarse, y si es posible un cambio de creencias, entonces es posible cambiar cualquier convicción, si usted entiende que realmente lo que está ocurriendo es sólo la transferencia de energía de un concepto a otro. La forma de la creencia objeto del cambio permanece intacta. Por lo tanto, dos creencias completamente contradictorias pueden existir en su sistema mental, una al lado de la otra. Pero si usted drena completamente la energía de una creencia y energiza la otra, no existe contradicción desde una perspectiva funcional, sólo la creencia energizada tendrá la capacidad de actuar como una fuerza en su estado mental, en su percepción e interpretación de información, y en su comportamiento. Ahora, como el único objetivo del trading es transformarse en un trader constantemente exitoso. Si hay en su entorno mental algún conflicto con los principios de creación de la creencia de que «Yo soy un trader consistentemente exitoso», entonces usted tendrá que emplear la técnica de auto-disciplina para integrar estos principios a una posición dominante en su funcionamiento mental y hacerlos parte de su identidad. Una vez integrados estos principios a «quién es usted», ya no necesitará la auto-disciplina, porque el proceso de «ser consistente» se hace fácil.

Soy un ganador consistente porque

1. Objetivamente identifico mis posibilidades.

2. Predefino el riesgo de cada trade.

3. Acepto el riesgo de cada trade completamente y estoy dispuesto a cancelarlo si se vuelve en mi contra.

4. Actuó de acuerdo a mi sistema sin dudar y sin reservas.

5. Me pago a mi mismo mientras que el mercado va poniendo dinero a mi disposición.

6. Continuamente monitoreo mi susceptibilidad a cometer errores.

7. Entiendo la necesidad absoluta de estos principios de éxito consistente y por lo tanto, nunca los violo.

Estas creencias son los siete principios de la consistencia.

Para integrar estos principios en su sistema mental y que funcionen, se requiere del propósito de crear una serie de experiencias que sean compatibles con ellas. Las cinco verdades fundamentales sobre el mercado mantendrá sus expectativas neutrales, y su mente enfocada en el «fluir de la oportunidad del momento» (porque disocian el momento actual de su pasado), y, por tanto, elimina sus posibilidades de cometer estos errores.

Cuando deja de cometer los errores del trading, usted cimentará su confianza. En la medida en que su sentido de autoconfianza aumenta, más fácil le será ejecutar sus operaciones (actuar en su patrones sin reserva o vacilación). Las cinco verdades también crean un estado mental en el que usted realmente acepta los riesgos del trading. Cuando realmente acepta los riesgos, usted estará en paz con cualquier resultado.

Cuando estés en paz con cualquier resultado, usted experimentará un despreocupado, y objetivo estado mental, que le da libertad para percibir y actuar sobre lo que sea que el mercado esté ofreciendo desde su perspectiva en cualquier momento dado. El primer objetivo es integrar como una creencia dominante, «Yo objetivamente identifico mis objetivos».

Tipo: Psicología.
En resumen: Muy, muy recomendable. Una obra de arte.
Lo que más me ha gustado: En mi caso, creo que este libro a llegado en el momento preciso a mi. La cuestión es que sólo sabremos eso cuando lo hemos terminado de leer y nos hemos sentido identificados con gran parte de sus ideas. El análisis de las emociones básicas que nos afectan a los traders me parece fantástico.
Lo que menos me ha gustado: Ningún comentario.

¿Qué te ha parecido a tí el libro? ¿Lo recomendarías? ¿Qué es lo que más te ha gustado del libro? ¿Y lo que menos? Gracias por comentar.

Buen trading – vivirdeForexyBinarias.com (vFyB)
Autor: Feznandoo de grupo TraderForex